Problemas estructurales que pueden surgir en los paneles solares

problemas que pueden surgir en los paneles solares

Problemas estructurales que pueden surgir en los paneles solares

Además del mantenimiento básico de la instalación de paneles solares, hay que ser cuidadosos y tener precaución con otros tipos de problemas que pueden surgir, los estructurales.

Debido a las inclemencias metereológicas y su exposición al exterior los paneles solares pueden sufrir imperfecciones que afecten a su rendimiento. Es por ello importante detectar estos problemas a tiempo para poder subsanarlos en su mayor brevedad. Una incidencia en un panel solar puede afectar en cierta medida al resto y que se reduzcan la producción de energía en hasta un veinte por ciento. Esto podría suponer un grave problema si los márgenes de producción son pequeños.

Los problemas estructurales que pueden aparecer en los paneles solares son los siguientes:

Puntos calientes

Algunos puntos concretos de los paneles solares pueden calentarse de forma imprevista debido a una sobrecarga. Esto puede ser debido a defectos en las propias células solares. Para evitar un cortocircuito habrá que revisar la zona y resolver el problema para evitar reducir tanto el rendimiento como la vida útil del panel solar.

Microgrietas

La cubierta cristalina de los paneles solares puede dañarse durante el transporte o la instalación y sufrir microgrieta casi invisibles. Aunque esto no es grave en un principio, podría suponer un problema si las grietas acaban creciendo de tamaño. Debido a los cambios de temperatura y las inclemencias metereológicas, las tensiones térmicas del frío y el calor podrían producir que aparecieran grietas aún mayores que redujeran el rendimiento de los paneles solares. Una microgrieta puede llegar a desconectar a una célula de su contigua generando menos energía al perder células activas.

Decoloración

Con el paso del tiempo puede aparecer decoloración en ciertos puntos, pequeños rastros a lo largo de la superficie de los paneles solares. Esto se puede deber a defectos de fabricación, cuando un fallo en la aplicación de los materiales redunda en la aparición, dos años después, de humedad y oxidación. Las reacciones químicas consecuentes provocan la decoloración y un rendimiento inferior.

Diferencia de voltaje

Cuando se produce una diferencia de voltaje entre el panel y la toma de tierra se puede perder un rendimiento de hasta el diez por ciento. Este voltaje puede descargarse de forma parcial en el circuito primario de energía, y ello conlleva a una disminución poco a poco del rendimiento del panel solar además de reducir su vida útil muy rápidamente.

Corrosión interna

La corrosión interna es debida a la humedad exterior que puede llegar a penetrar en los paneles y provocar su oxidación. Tiene su origen en fallos de fabricación puesto que los paneles solares deberían ser estancos. Cuando ocurre se pueden ver manchas oscuras en su interior. Las manchas disminuirán la cantidad de energía que el sistema puede generar. La corrosión pueden ocurrir también en otras zonas del sistema.

Fuente: NCYT Amazings

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *